jueves, 11 de septiembre de 2014

EL NIÑO ABANDONADO



— ¿Por qué razón lloras niño, dime qué haces en la calle?

— Porque no tengo casa, a mí no me quiere nadie,
doy vueltas y vueltas, no sé a quién hablarle.

— Pues cuenta lo qué te pasa que yo bien sabré escucharte.
Porqué estás tan triste y solo, dime, ¿Dónde está tu madre?

— Se fue de mi lado un día, se fue muy lejos quien sabe.

— Y si no está ella, ¿Dónde se encuentra tu padre?

— Sin decirme nada me dejó una tarde

— Debes de  luchar y perseguir salidas.
¿No tienes familia que pueda acogerte?

— Creo que no la tengo me falta esa suerte.
Llévame contigo y comparte mi vida

— Puedo estar contigo toda la tarde si tú lo deseas
pero en mi camino no puedo acogerte.
No te sientas triste y empieza a buscar
la tierra es muy grande y puedes encontrar
a alguien que te quiera en algún lugar.
Si buscando un día te encuentras con ellos,
diles que te expliquen porque te dejaron,
algo muy importante debió de pasarles,
unos padres nunca dejan a sus hijos
a merced del mundo y sin ningún cobijo.



Violeta Evori


3 comentarios:

  1. Hola Violeta.
    Un emotivo poema, para los
    niños de las calles de cualquier
    lugar de este mundo, que por
    desgracia, ya son demasiados.
    Un gran trabajo, para un muy
    importante tema social del cual
    no se suele hablar mucho.
    Gracias por hacernos recordar.
    Me ha gustado mucho, tu poesía.
    Un abrazo cordial.
    Benjamín.

    ResponderEliminar
  2. Triste diálogo-poema de una realidad no tan fantástica. Te invito a que visites mi micro "Colacao" en la página cortorelatos.com, y ya me dices.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado este poema y como siempre felicidades, me gusta como escribes y la actitud que tienes para con nosotros. Muchas, muchas, muchas gracias. Un beso.

    ResponderEliminar