martes, 8 de julio de 2014

Palabras



Necias palabras, cuando se gritan.
Palabras dulces, si se susurran,
hirientes siempre, cuando amenazan,
malditas, al pronunciarlas como venganza.

Dolientes, si son desconfiadas,
melosas, cuando son apasionadas,
llorosas, como lamentos,
Tristes si son arrebatadas

Y crueles, si mancillan,
y salvajes si torturan,
y falsas si distorsionan,
y muy sucias, si comentan
sin saber de otras personas.

Y libres si con el viento
llegan llenas de esperanza,
palabras que ni siquiera
hace falta pronunciarlas.

Que salen del corazón
y se dicen con la mirada,
Que te hacen tanto bien
Que no puedes olvidarlas.

Socarronas, si de reír se trata,
Pícaras, simpáticas y cantarinas,
que te hacen bailar de alegría
si las dice, quien bien te ama.

Hablar por hablar no sirve
si no acompañas sustancia,
a veces si hablamos solos
se mantiene la esperanza.

Si no hablas con razón
son muy huecas las palabras,
dilas con mucha emoción
y sonarán a plegarias.


Hay palabras como espinas
que se clavan en el alma,
no desaparecen nunca
y crecen como alambradas.

Pero existen como espigas
que surgen embalsamadas,
si las oyes con cariño
te calentarán el alma.

Habla siempre con verdad
y no tergiverses nada
pues con el tiempo se sabe,
que no son mudas las palabras.

  

Violeta Evori

2 comentarios:

  1. Hola Violeta Evori.
    Me ha gustado mucho tu poema,
    hecho de palabras.
    Lo he leído con gran placer.
    ANIMO Y GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Hola Violeta.

    Gracias por recordarnos la importancia de pensar antes de hablar, y ponernos en el lugar del otro. Muchas gracias por compartirla, dice una gran verdad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar